domingo, 18 de marzo de 2012

18/03/12 Expropiación Petrolera

La Expropiación petrolera de México

Algo de historia.

El petróleo es el principal recurso natural con el que cuenta México, sus yacimientos han sido explotados desde finales del siglo pasado, la primera empresa extranjera que se estableció en México, en la zona de Tampico en el año de 1887, fue Waters Pierce Oil company, subsidiaria de Standard Oil de la familia Rockefeller, destinada para la refinación de petróleo en México.

La primera ley petrolera de México fue emitida el 24 de diciembre de 1901 por el presidente Porfirio Díaz, la Royal Dutch Shell ingresó a México en 1912 y formó la empresa «La Corona» y en 1914 adquirió el control de la mayor empresa petrolera extranjera del país, «El Águila». El Gobierno de Porfirio Díaz les dio en 1901 contratos de arrendamiento por 10 años de acuerdo a la Ley Minera de 1884, motivo por el que empezaron a conspirar contra Díaz porque los contratos vencían en 1911

Francisco Madero recibió en 1909 en San Antonio, Texas, un millón de dólares de la Shell y la Standard Oil de los Rockefeller para derrocar a Porfirio Díaz. Madero. Ya en el poder, ratificó por 10 años más las concesiones de la zona petrolera

La revolución poco afectó la producción petrolera ya que las guardias blancas al mando de Manuel Peláez. Este general recibía unos 15 mil dólares mensuales por su labor (unos 15 millones de dólares actuales). Por esa razón, Venustiano Carranza lo declara bandolero en las adiciones de 1914 al Plan de Guadalupe.

Por ello, el general Pelaez inicia la gran conspiración petrolera en contra del gobierno de Carranza que ya había derogado los contratos otorgados por Porfirio Díaz y ratificados por Madero. Estados Unidos invade Veracruz en 1914 para detener los envíos de armas de Alemania para Carranza (telegrama Zimmerman) y para controlar los intentos del general Lucio Blanco de quemar los pozos petroleros.

El 5 de junio de 1917 se inician levantamientos de obreros petroleros en la Faja de Oro, con la huelga en la Huasteca Petroleum Company alentada por la Constitución promulgada el 5 de Febrero de 1917 en especial su articulo 123 cuya fuerza se dejó sentir en 1919 en la huelga de la Waters-Price en donde se tuvo que emplear al ejercito para sofocar la rebelión obrera.

Lázaro Cárdenas estuvo asignado por Carranza a la zona de Tampico, donde la agitación obrera mantuvo una calma tensa después de la represión. Pero de nuevo se alborotó cuando las petroleras suspendieron sus embarques de crudo debido a que Carranza impuso a las petroleras un impuesto a la exportación de 25 centavos de dólar por cada tonelada extraída y exportada. para entonces EE.UU. mandó barcos de guerra a Tampico como «medida precautoria»

La producción petrolera se quintuplicó entre 1924-1927 y ya en 1930 la Shell había descubierto el giga-yacimiento Poza Rica que duró hasta el año de 1968 y que tuvo una producción acumulada de 961 millones de barriles.. También es sintomático que en 1923 nace la CROM (Confederación Regional Obrera Mexicana).
Para 1930 la producción del petróleo ya había bajado enormemente debido a la Gran Depresión iniciada en 1929 por el quiebre de la Bolsa de Nueva York, por lo que en la zona petrolera comienza el desorden obrero, y en esos años nace el Sindicato Petrolero Unificado. Esto originó la reacción gubernamental invitando a los lideres cercanos a Plutarco Elías Calles a formar un Frente Único con el Gobierno, lo que se dio en el periodo presidencial del general Cárdenas (1934-1940) con el nacimiento del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la Republica Mexicana (STPRM) el 15 de Agosto de 1935.

La Expropiación

La Expropiación Petrolera, es la conclusión de la puesta en marcha a la Ley Expropiación de 1937 y del Artículo 27 de la Constitución Mexicana ejercidos a las compañías petroleras el 18 de marzo de 1938, por el Presidente de la República, Gral. Lázaro Cárdenas del Río.

Inicios

El general michoacano Francisco J. Mújica, secretario de Estado en la administración cardenista (Defensa y Comunicación y Obras Públicas) ayuda en la redacción del Manifiesto a la Nación en que se dan a conocer las razones para nacionalizar el petróleo, hasta entonces en poder de compañías inglesas y holandesas.

La generación de políticas de soporte a organizaciones obreras y la fundación de Petromex (posteriormente PEMEX), apoyada por el Presidente Lázaro Cárdenas.

Para 1924, tras algunos conatos de huelga reprimidos por el ejército, se emplazó a huelga en Tampico en contra de la refinería "El Águila", con consecuencia favorable a los trabajadores al conseguir que la empresa aceptara la existencia del sindicato y se preparara la firma de un contrato colectivo de trabajo.

El 16 de agosto de 1935 se forma el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana teniendo como una de sus acciones iniciales la generación de un proyecto de contrato en el que se pedía una jornada de 40 horas, así mismo el pago del salario completo en caso de enfermedad, la intención de este contrato era la de sustituir los otros contratos colectivos que mantenían el control laboral en las compañías petroleras. El 3 de noviembre de 1937 se les solicito la firma del nuevo contrato colectivo y para el 17 de mayo el sindicato preparo la huelga en caso de no verse cumplida tal solicitud. Para principìosde junio el sindicato levanto demanda a las compañías petroleras en la Junta General de Conciliación y Arbitraje. Finalmente la huelga inicio el 31 de mayo y termino el 9 de junio.

En Julio, la Junta General de Conciliación y Arbitraje, apoyada por una Comisión de expertos que investigo la situación financiera de las compañías petroleras, concluyendo que las ganancias obtenidas por éstas, permitían fácilmente cubrir las demandas de los trabajadores.

El 8 de diciembre se ejecuta otro paro de labores al no haber respuesta de la Junta de Conciliación. Pero no es sino hasta que el 18 de diciembre de 1937, la junta fallo en favor del sindicato mediante un laudo en el cual se solicitó a las compañías cumplir las peticiones y el pago de 26 millones de pesos en salarios caídos. Las compañías petroleras interponen un amparo el 2 de enero de 1938 ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, misma que les negó el amparo.

Fue entonces que, las compañías extranjeras se declararon en pleno desacato a lo que, la máxima Autoridad Judicial emite fallo el 1 de marzo, acusando que el tiempo límite para que las empresas paguen los 26 millones de pesos el 7 de marzo.

Después de varias Juntas con los dueños de las compañías. En la junta del 7 de marzo cuando el presidente Lázaro Cárdenas solicitó el pago de los 26 millones como una garantía para levantar la huelga, uno de los dueños de una de las compañías preguntó "¿Y quién lo garantiza?". "El presidente de la República" contestó Lázaro Cárdenas, a lo cual el dueño respondió "¿Usted?". Fue después de eso que Lázaro Cárdenas dio por terminadas las pláticas.

El viernes 18 de marzo de 1938, las compañías extranjeras, declararon en el último momento estar dispuestas a hacer el pago, pero el Presidente Cárdenas ya había tomado una decisión: a las 10 de la noche declaró la expropiación mediante la cual la riqueza petrolera, que explotaban las compañías extranjeras, se volvió propiedad de la nación Mexicana.

Consecuencias

El Reino Unido rompió relaciones diplomáticas con México, los Países Bajos y Estados Unidos decretaron un embargo comercial, y retiraron a todo su personal técnico. La Tesorería de Estados Unidos dejó de adquirir petróleo y plata mexicana y dio toda su preferencia al petróleo de Venezuela.

El 23 de marzo se reunieron miles de personas de todas las clases sociales en una enorme manifestación de respaldo, regalando hasta gallinas para cubrir la indemnización. Las colectas y la emisión de bonos para cubrir la indemnización a las compañías petroleras estuvieron lejos de solucionar el problema económico pero sí constituyeron movilizaciones impresionantes de la opinión pública en apoyo de la nueva situación. Incluso sectores como la Iglesia y los empresarios conservadores, aplaudieron esta decisión. Para muchos, la expropiación significaba un sacudimiento final del imperialismo que por tanto tiempo había sangrado a México, impidiéndole confiar en su propia fuerza y capacidad.

Fueron momentos difíciles para el país ya que se agotaban las reservas de gasolina y no se tenía el conocimiento para sintetizar el tetraetilo de plomo, utilizado en aquellas épocas para graduar el octanaje de la gasolina. Se reunió a los mejores especialistas del todo el país para poder descubrir el proceso. Un accidente mató la mayor parte del personal y retrasó la investigación cuando se encontraba más avanzada. En un segundo intento se reunieron a los estudiantes de química más destacados del Instituto Politécnico Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México y después de muchos esfuerzos lograron sintetizar el compuesto.

La expropiación petrolera trajo como consecuencia un boicot de las grandes corporaciones petroleras mundiales agrupadas desde 1928 en el llamado cartel de las Siete Hermanas formadas originalmente por Exxon, Texaco, Gulf, Mobil, Chevron, British Petroleum y Shell, lo que debió obligar a Lázaro Cárdenas a negociar con los nazis quienes a través de Henri Detering, se habían infiltrado hasta la Dirección General de la Shell

Finalizando:

Para abril 18 de 1938, un mes después de la expropiación, Lewis se comunicó con Alejandro Carrillo, brazo derecho de Cárdenas para impulsar la venta de petróleo mexicano a Alemania e Italia, la primera venta fue por 17 millones de dólares que se empezó a embarcar desde junio de 1938 y que duró hasta mayo de 1939.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada